Spaghetti de calabacín con crema de remolacha, aguacate, aceite de albahaca y huevo eco

Hoy el protagonista es él, el #calabacín. Verdura veraniega por excelencia por sus múltiples propiedades, su precio la mar de accesible para cualquier bolsillo y su versatilidad en la cocina.

  • Rico en potasio: lo que le otorga propiedades depurativas y desintoxicantes convirtiéndolo en un excelente diurético (ideal para combatir la retención de líquidos y edemas, la hipertensión arterial,la cistitis, etc.).
  • Rico en magnesio: beneficia la función de contracción-relajación muscular.
  • Rico en fósforo: ayuda a combatir el deterioro cognitivo y preserva las correctas funciones cerebrales.
  • Rico en vitamina C: antioxidante fantástico que protegerá nuestra piel de los excesos del sol y con gran poder cicatrizante.
  • Antioxidante:por su aporte de selenio y zinc así cómo otras vitaminas como la A y E.
  • Aporta ácido fólico: por lo que será un gran aliado frente a anemias y trastornos gastrointestinales
  • Rico en fibra y con gran contenido hídrico: ideal para favorecer el tránsito intestinal.

¿Necesitáis más motivos para incluirlo a diario en vuestros platos?

Os propongo una fácil receta con él: saciante, completa, que apenas necesita cocción y de rápida elaboración:

 

Ingredientes (para 4 personas):

  • 4 calabacines medianos
  • 1 aguacate
  • 1 remolacha
  • un ramillete de albahaca fresca
  • 4 huevos eco
  • un puñadito de pipas crudas de calabaza y girasol.
  • sal de hierbas, AOVE

 

Elaboración:

1.- Lavamos y cortamos los calabacines en forma de spaghetti con la ayuda de un spiralli o, en su defecto, lo cortamos en finas tiras en juliana.

2.- Añadimos las tiras de calabacín en un colador con sal de hierbas y dejamos reposar (la sal, marinará el calabacín crudo para facilitar su digestión y eliminará el exceso de agua)

3.- Preparamos el aceite de albahaca: trituramos el ramillete de albahaca con 5 cucharadas de AOVE.

4.- Pelamos la remolacha cruda, el aguacate y trituramos previamente sal-pimientado y con dos cucharadas de aceite de albahaca.

6.- Salteamos a fuego lento las pipas con una pizca de sal, reservamos.

7.- Con una sartén antiadherente, hacemos el huevo unos minutos, sin aceite. Nos interesa que la yema quede cruda y la clara completamente hecha.t

8.- Emplatamos: colocamos los spaghetti escurridos formando un nido. Añadimos la crema de remolacha, el huevo y las pipas ligeramente tostadas. por último Aliñamos con una cucharada de aceite de albahaca y listo para ser devorado!

 

No hay excusas para no comer rico y sano este verano. Innova en la cocina, juega con los ingredientes de cada temporada y acertarás.

Cocina tu salud, tu imaginación y disfruta!

Sin comentarios

Deja un comentario