Salsa alla puttanesca versión “libre de culpa”

Seguro que conocéis la famosa salsa #allaputtanesca, es más, probablemente muchos la habréis comido alguna vez, pero ya no estoy tan segura de que conozcáis cual es su origen y, casi me juego algo, a que no sabríais reversionarla para convertirla en una opción aún más saludable y#libredeculpa. ¿Me equivoco?
Pues ahí va mi mini lección de historia y unos trucos TOP!, para salsear sin culpa y disfrutando a tope de las virtudes de esta fantástica receta tradicional italiana:
Dicen las malas lenguas, que esta salsa (acompañada de unos pecaminosos spaguetti con todo su gluten y su harina refinada), era el plato más recurrente entre las prostitutas napolitanas (por la inmediatez de su elaboración y sus ingredientes casi básicos en la despensa italiana) para matar el hambre entre servicio y servicio; pero también para seducir a los propios clientes de los burdeles.
Y digo yo, ¡a ver quién es el guapo que no cae rendido ante esta mezcla de fantásticos y sabrosos ingredientes!

– TOMATE: rico en licopenos, glutatión y todo un cóctel vitamínico que lo convierten en una alimento con grandes propiedades antioxidantes. Es rojo, ¿recordáis nuestro post de #comecolores del otro día?

– ALCAPARRAS: se les atribuyen, nada más y nada menos, acción antiaémica, antibacterias, antirreumáticas, anticancerígenas…Contienen hierro, magnesio, calcio, vitamina K, vitaminas del grupo B… vamos que si comíais alcaparras ya estáis tardando! (Eso sí, buscadlas de calidad sin aditivos, ni azúcares, etc)

– ANCHOAS: fantástico pescado azul mediterráneo, ricas en omega 3 ( las grasas TOP!), ácido fólico, vitamina D…

– OLIVAS NEGRAS: ricas en grasas omega 9 (las reinas para la salud cardiovascular, antiinflamatorias…), calcio, magnesio, polifenoles y vitamina E, convirtiéndolas en un antioxidante fantástico.

– AJO: fuente de vitamina A, B1, B2, B3, C y E, además contiene alicina, un compuesto azufrado cardioprotector. Además es un alimento antibiótico natural, antiparasitario, digestivo, diurético…vamos que lo tiene todo!

– ALBAHACA: mi aromática preferida, fuente de clorofila, antioxidante, antimicrobiana, antidepresiva, mejora las digestiones… está terriblemente deliciosa en casi cualquier plato!

Con semejante lista de ingredientes, además todos muy mediterráneos, imposible no caer rendidos ante esta salsa. Y ahora lo mejor, cómo cocinarla para que sea aún más sana y con qué acompañarla.
El secreto: saltear apenas los ajitos laminados en un cazo con una cucharadita de AOVE, a fuego siempre suave, añadir el tomate natural y remover unos minutos, que quede más bien crudito (incluso podéis usa unos cherries troceados en vez de triturar tomate). Pasado ese tiempo añadimos las alcaparras, olivas, anchoas y albahaca. Removemos un minuto y listo! Añadimos un poco más de AOVE crudo por encima, un puñadito de rúcula y servimos sobre unos tallarines de trigo sarraceno, o de calabacín o incluso rellenamos con ella un boniato asado o una berenjena previamente horneada. Cualquiera de estas opciónes, además de sanísimas os harán babear de placer.

Las prostitutas napolitanas tontas no eran, ¿eh?😏

Sin comentarios

Deja un comentario