Paté vegetal de remolacha

Hoy os daré una receta de paté vegetal de remolacha. Se trata de una receta comodín, que puedes hacer y conservar varios días (hasta una semana en la nevera) y echar mano de ella para cualquiera de tus comidas. Ideal en  desayunos, comidas, meriendas y cenas.

¿Un chollo, no? ¿Y si os digo que encima, es una receta fácil, sana y proporciona un fantástico aporte de hierro no hemo? Sí, lo sé, ¡chollo doble! Así que no me hago más la remolona y ahí va, mi receta de…¡tachán!

#UNTABLEDEREMOLACHA
#HUMMUSDEREMOLACHA
#PATÉDEREMOLACHA
O… ¡llámalo como te dé la gana!.

La cuestión es que está de vicio 😋 y no puedes parar de comerla sobre una tostada de pan de trigo sarraceno, acompañado con palitos de zanahoria, como acompañamiento de unas verduras salteadas o un salmón a la plancha…en fin, con lo que os guste porque lo cierto es que es un fantástico comodín.

Además es una hortaliza muy energética, muy aconsejada en casos de anemia, ideal durante el embarazo, para aquellas mujeres con menstruaciones muy abundantes, para enfermedades cardiovasculares e hipertensión, para el estreñimiento… ( lo que yo os digo, ¡un filón de hortaliza!) . Es rica en hierro, ácido fólico, vitaminas C y B, potasio y carotenos. Muy rica en flavonoides lo que la convierte en un antioxidante 🔝.

Además, recientes investigaciones,apuntan que el zumo de remolacha aumenta el rendimiento deportivo, especialmente en ejercicio de fuerza de alta intensidad, al promover el aumento de los niveles de óxido nítrico en sangre.

¿Necesitáis más motivos para lanzaros ya a por esta receta?

¡Marchando va! Vais a necesitar:

➡️ 3 remolachas
➡️ 3 cucharadas de semillas de calabaza crudas
➡️ un ramillete de albahaca fresca
➡️ Aceite de oliva virgen extra
➡️ 2 cucharaditas de zumo de limón
➡️ Sal marina sin refinar
➡️ Pimienta recién molida

En primer lugar lavamos la remolacha y la colocamos, sin pelar, en una bandeja de horno ( TRUCO: si las colocas sobre un poco de papel de horno te evitarás tener que limpiar luego la bandeja quemada por el jugo que va soltando la remolacha durante la cocción).

Cocinamos unos 15 min. a 170º (no tiene que quedar demasiado hecha, sólo un punto de cocción para potenciar su sabor).

Mientras la dejamos enfriar, tostamos las pipas con la ayuda de una sartén, a fuego bajo y sólo un par de minutos.

Ahora sí, pelamos las remolachas, las troceamos y las añadimos en un robot o procesador de alimentos junto al resto de ingredientes, ¡toditos, todos, para adentro!.

Trituramos bien unos minutos hasta conseguir una mezcla homogénea.

Si no tienes procesador puedes usar una batidora de mano.
Y si, uses lo que uses para triturar, no tiene mucha potencia, un truco para conseguir una mezcla mucho más cremosa es añadir medio aguacate ( recuerda que en éste último caso es preferible que la consumas rápido ya que, de lo contrario, el aguacate se oxidará enseguida).

Y no hay más, listo para servir y devorar! Si os sobra o hacéis mucha cantidad para conservar varios días, guardar en un bote de cristal con cierre hermético en nevera. (no cerréis con mucha fuerza la tapa porque haréis más de un viaje a la nevera para abrirla y comer un poquito más…😜).

Y a disfrutar!

Sin comentarios

Deja un comentario