kéfir de agua: alimenta tu microbiota

EL KÉFIR DE AGUA

Hoy, seguimos hablando sobre nuestras amigas las bacterias, y te traemos una bebida fermentada que será un regalo para tu microbiota: el kéfir de agua. Esta bebida resulta ser un fantástico probiótico, además de fácil y barata ya que la puedes elaborar en casa.

Los nódulos de kéfir, base de esta elaboración, son un combinado de familias de bacterias y levaduras cuyo metabolismo tiene un efecto probiótico. ¿Y qué quiere decir éso? Pues que los microorganismos vivos que contiene, son capaces de llegar a nuestro intestino y allí ejercer funciones metabólicas beneficiosas, enriqueciendo nuestra microbiota.
Para conseguir los nódulos, puedes probar en herboristerías, tiendas de dietética, o encontrando a alguien que te regale unos cuántos nódulos. Se reproducen a velocidad de vértigo así que es fácil que alguien conocido te los regale gustoso.

Para elaborar kéfir de agua en casa sólo necesitas:

Ingredientes:

  • Un tarro grande de vidrio de boca ancha.
  • Un escurridor de plástico.
  • Una cuchara de madera.
  • Un litro de agua mineral.
  • 3 cucharadas soperas de azúcar de caña integral (panela).
  • 1 higo seco o una ciruela seca (opcional).
  • ½ limón.
  • 3 cucharadas grandes de nódulos de kéfir de agua.

Elaboración:

  1. Llena el recipiente con un litro de agua.
  2. Introduce todos los ingredientes.
  3. Agita o mueve con una cuchara de madera para que se mezclen bien. No cierres el recipiente herméticamente (ya que en la fermentación se producirá gas)
  4. Asegúrate de que el recipiente no contiene ningún elemento de metal en el cierre.
  5. Déjalo reposar durante un mínimo de dos días mínimo, tres máximo, a temperatura ambiente (entre 15º y 30º).
  6. Transcurrido este tiempo sólo nos queda filtrar y guardar en una botella para ir consumiendo nuestra bebida probiótica.
  7. A continuación volveremos a repetir el proceso “alimentando de nuevo nuestros nódulos de kéfir con nueva adicción de agua y azúcar.

MUY IMPORTANTE: no se deben utilizar elementos de metal para la elaboración del kéfir, ya que interfieren en las colonias de bacterias. Utiliza siempre elementos e instrumentos de vidrio, plástico o madera.

¿Tiene su magia, verdad?. ¿Os animáis a probarlo?.

Sin comentarios

Deja un comentario