Bacalao confitado al romero

Buenos y lluviosos días!

Parece que la primavera se nos resiste y que el invierno se hace el remolón y no quiere largarse…así que ¡al mal tiempo, una buena y fácil receta de bacalao confitado al romero!
Y os estaréis preguntando, ¿qué narices tiene que ver el bacalao con la lluvia?

Pues es muy sencillo! Resulta que nuestro amigo bacalao, además de ser protagonista gastronómico de nuestro recetario, destaca por ser una excelente fuente de tres nutrientes muy importantes y que no siempre son fáciles de encontrar en otros alimentos de forma natural: vitamina D, selenio y omega 3 .

La vitamina D se sintetiza principalmente, gracias a la exposición solar pero claro, si llueve, día sí y día también, pues necesitamos ingerirla a través de la dieta o nos pasará como a los nórdicos, que tendremos tal déficit de esta vital vitamina que nos iremos suicidando por las esquinas…( sí, el déficit de vitamina D puede provocar entre otras cosas depresión…pero ésto mejor os lo cuento otro día).

El selenio, por su parte, es imprescindible para la integridad de las células, pues participa en su protección frente a los agentes que puedan oxidarlas y, por lo tanto, destruirlas. Este mineral no abunda en muchos alimentos, pero, en cambio, tan sólo 200 gramos de bacalao cubren del 60 al 70 por ciento de la cantidad diaria recomendada de selenio. Vital también para un buen funcionamiento tiroideo!

Y en cuanto a los omega 3, hablaremos extensamente otro día acerca de ellos y su importancia, pero quedaros con la idea de que son las grasas buenas por excelencia! Con propiedades antiinflamatorias, cardioprotectoras y protectoras del sistema nervioso, entre un listado larguísimo de propiedades!

RECETA DE BACALAO CONFITADO AL ROMERO

Ingredientes por ración:

  • 1 lomo de bacalao desalado o fresco.
  • 2 ajos
  • una ramita de romero
  • pimienta rosa
  • AOVE

 

Elaboración:

Colocar todos los ingredientes en una fuente de cristal apta para horno, de un tamaño que se ajuste a la cantidad que queráis hacer. Cubrir con el AOVE y hornear a 80º hasta que el bacalao empieze a “sudar”, unos 15 minutos aproximadamente serán suficientes.

Emplatamos y acompañamos con unas verduras salteadas o al vapor o con una ensalada multicolor.

Así que, resumiendo: viva el bacalao! y si encima lo confitáis con romero, ajitos y pimienta rosa como éste que me voy a comer yo ahora mismito pues…LO BORDARÉIS!

Sin comentarios

Deja un comentario